jueves, 22 de noviembre de 2007

Las combinaciones de elementos en el amor

aquí intentaremos analizar las posibles duplas que se pueden formar a partir del encuentro afectivo de dos personas de igual o distinto signo, teniendo en cuenta el elemento en juego y la interacción de los mismos en relación al amor.


Fuego-Agua: Hay una gran atracción entre ambos que generara una relación maravillosa en sus comienzos, aunque los problemas se pueden suceder, cuando el signo de agua intente usar el chantaje emocional. Si bien el agua no perturba las emociones del fuego, la impulsividad del mismo hiere la fina sensibilidad del agua.


Fuego-Aire: Será una relación exitosa con el tiempo, cuánto mayor intensidad tengan las emociones fuertes, más felicidad sentirá la pareja. La impulsividad del fuego genera rechazo en el aire que no le gusta recibir presiones. El aire deberá aprender a involucrarse afectivamente más y el fuego a controlar sus ímpetus; basando el vinculo en el diálogo.

Fuego-Tierra: Al tratarse de dos opuestos, se vivencia la mayor atracción; aunque también se puede transformar en una relación engañosa ya que el fuego necesita espacio suficiente para poder respirar y con sus actitudes desmedidas desequilibra a la tierra que busca protección.

Fuego-Fuego: Sin dudas será la relación más caliente y apasionada con la suficiente dosis de emoción y excitación, en donde no existirá el problema de mantener el fuego ardiendo. Aunque se puede convertir en un vinculo muy superficial ya que ambos son inestables.

Tierra-Agua: Esta es una dupla interesante ya que los dos signos necesitan las mismas cosas en la vida, el amor y la seguridad; particularidad que hará a la relación muy favorable. El agua puede comprometer la armonía de la pareja con aventuras pasajeras, aunque igualmente predominará el sentimiento de amor.

Tierra-Aire: Será una relación signada por el diálogo y la comprensión mutua, llegando fácilmente a compartir placeres y diversión. La tierra puede amenazar la estabilidad de la pareja presionando y sofocando al aire que rápidamente se asusta y quiere volar.

Tierra-Tierra: Esta pareja será duradera, estable, fiel y sincera, demostrando ser una relación muy segura aunque con una falta importante de pasión. La timidez de la tierra se verá duplicada de la misma manera que se duplicarán las probabilidades de éxito.

Aire-Agua: Hay diferencias que se compensan con la felicidad cuando el amor es fuerte. El agua necesita de una protección que difícilmente le pueda dar el aire, por eso se requerirá de un cauteloso manejo de la relación para que no se destruyan los sueños y el romanticismo del agua.


Aire-Aire: Aquí el romance es real y el diálogo sincero; resultando una combinación mágica para la mente, aunque escasa a la hora de poder expresar las emociones. Habrá fundamentalmente una relación de libertad donde cada uno de los integrantes luchara para evitar la rutina y las actitudes posesivas.


Agua-Agua: Esta relación tiene la posibilidad de ser maravillosa por el perfecto entendimiento mutuo y la gran armonía que existirá en la pareja. Aquí el riesgo será que se aíslen demasiado del mundo, siendo muy dependientes el uno del otro.

Design konnio.com