lunes, 12 de noviembre de 2007

LOS LWA











Danbala Ouèdo es el más importante, una especie de Dios Padre, persónificación de la primaria fundación del templo africano. Su color es el blanco: las ounsi tienen que portar collares y vestidos del mismo color y se le ofrecen álbeas gallinas, arroz, leche y huevos.








Su nombre, Danbala, acaso pudiera ser una contracción de Dangbe, el dios dahomeyano del bien, y Alada, una de las principales ciudades de ese país, en la que era especialmente venerada la serpiente , llamada dan en lengua fon, y ésta es en Haití su principal representación, animal que tuvo gran importancia en tiempos pasados del culto voduista, pero que hoy prácticamente ha desaparecido, aunque en algún que otro ounfo aún se la encuentra forjada en hierro. Algunas de su múltiples canciones hacen referencia a este reptil.








Es, asimismo, Iwa de la fuentes y entonces se le conoce como Danbala Mèt Dlo (Danbala Maestro del Agua).








Es un lwa muy poderoso, pero benévolo, siempre que se le guarde el debido respeto y protocolo. Su esposa es Aida Ouèdo, personificación del Arco Iris y, en principio, del agua. También se le representa por la culebra, siendo sus colores el blanco y el azul.




Muchos voduistas consideran a Legba tan importante como Danbala. Es un auténtico dios africano; es el Esu Elegbara de los yoruba y el Legba de los fon. En la mitología africana es un dios fálico que concede la fecundidad a sus fieles y bajo esa característica fue al principio venerado en Haití, pero después se ha convertido en el enemigo de los placeres carnales y es representado como un viejo encorvado, apoyado en una muleta o bastón y tocado con un gran sombrero de paja, fumando una larga pipa y portando un saco en bandolera. Su relevancia reside en que es el guardián de todas las entradas por las que han de pasar los lwa. Ninguna ceremonia vodú puede comenzar sin su autorización .








Es también el protector de los hogares, bajo el nombre de Mèt Abytasyon (Maestro Habitación), ya que se ha de pasar por la puerta para penetrar en una casa .Su esposa es Ayza, una vieja negra, poco agraciada, y la tradición supone que haya sido el primer Iwa que se apareció a los esclavos de Saint-Domingue. Simboliza a la pureza, representada por la palmera, y es con su hojarasca con lo que se confecciona el lecho de quienes se encuentran en fase de iniciación durante su período de reclusión en el ounfo. Las mujeres embarazadas, las que tienen la regla y los enfermos no pueden participar en ninguna ceremonia vodú si no portan sobre sí su ayza, es decir, ramas de palmera .








Uno de los más sugestivos lwa del panteón vodú es, a no dudarlo, Ezili Freda Dahomey o Manman Ezili . Es la diosa del amor y de la sexualidad y su símbolo es un corazón repleto de cuadrículos, significando que hay amor para todo el mundo. En efecto, Mètrès Ezili tiene infinitos amantes, aunque sus favoritos son Danbala Ouèdo, Agouet Aroyo, Ogoun Badagri, quien según algunos es su esposo, y Ogoun Feray.








Es como la Virgen del vodú y con Legba comparte el dominio de la tierra, siendo su color el rosa.Son numerosos los voduistas que la eligen para celebrar con ella sus matrimonios místicos, sin que importe el sexo; se le consagra el martes o el jueves y su cónyuge ha de tener especial cuidado en serle fiel, pues de lo contrario si es mujer puede ser castigada con la frigidez y si hombre, con la impotencia.




Su presencia en las ceremonias voduistas es bastante frecuente, pues no hay que olvidar que están cargadas de erotismo. La persona montada por ella se sienta en una silla de paja y lleva a cabo su aseo personal con suma coquetería con los objetos que a tal efecto están depositados en una mesita. En todo el peristile estalla una apoteosis de danzas y cánticos como éste:Altanera, Ezili se levanta; paseándose por el peristile saluda desdeñosamente a las mujeres -que aprovechan para descargar su adrenalina, llamándole puta redomada- y coquetea con los hombres. Rodeada de ellos penetra en el ounfo, siendo recibida cual si de una reina se tratase y si desea a uno , lo toma.Se puede comprender que en tal ambiente y con tales creencias, si alguna mujer está encaprichada con un hombre esquivo no le sea difícil ser poseída, más o menos verdaderamente, por Ezili y aprovechándose de la coyuntura consiga lo apetecido. En primer lugar, en esos momentos, entre el ritmo, el tabaco, la bebida y la tensión, el hombre no suele mostrarse reacio y, por otra parte, tamaño desprecio a Ezili estaría mal visto por todos.Tras esta faceta erótica, Ezili posee otra mucho más importante, pues astrológicamente reside en Júpiter y domina la sociedad civil, no habiendo golpe de Estado ni cambios políticos que no estén controlados por ella.








Lwa, asimismo, muy importante y venerado por quienes viven cerca del mar o de él hacen su medio de vida es Agoue o Agouet Aroyo, que habita en las acuosas profundidades, en un impreciso lugar denominado Nan Zile (en las islas); es un lwa terrible, como indica su nombre Aroyo, que significa hombre que aplasta cuanto encuentra a su paso. Se le representa por una barca y se le asimila a San Ulrico, que lleva un pez en la mano, aunque a veces es también San Expedito.








Uno de los más pavorosos lwa es Ogoun, espíritu de la guerra, representado como un general. Aún hoy, en algunas sociedades africanas continúa siendo el patrón de los herreros, señor del hierro y de los guerreros. Es feroz, de aspecto terrible y sumamente belicoso . Algunos de sus ritos son cuanto menos curiosos. Así, uno de los más empleados está destinado a liberar a los hechizados, para lo cual se enciende una hoguera y el oungan invoca al lwa Fatra (Basura), saltando sobre las brasas. Cuando éste aparece, ordena al maleficiado que se tumbe en el suelo y esparce alcohol a su alrededor, prendiéndole fuego seguidamente; luego le despoja de su ropa y le quema la camiseta, con lo cual ya está libre de los malos espíritus, según el oungan, obviamente.








Con similares características existe un grupo de lwa hermanos, siendo los principales Ogoun Badagri, Ogoun Batala y Ogoun Balandjo que tuvieron gran importancia en las guerras de la Independencia .








Loko es un lwa protector de los árboles y de los bosques. Se le representa como un viejo, híbrido de negro y mulata, y con una pipa de terracota en la boca. Sus símbolos son la banana, el aganman, el anolis verde (especie de lagartija) y la mariposa amarilla y transmite a los oungan el conocimiento de las plantas .








Son muchas las culturas en las que se venera a los gemelos, llamados en Haití Marasa, nombre probablemente derivado del francés ma race c'est ça (mi raza es ésta). A los gemelos, vivos o muertos, se les atribuye ciertas connotaciones con lo sobrenatural y en el vodú los Marasa tienen una plaza privilegiada, estando entre los más poderosos lwa y a quienes se saluda en todas las ceremonias después de Legba.




Las familias que tienen gemelos se consideran favorecidas por los Iwa y entre ambos se establece desde el primer momento una jerarquía en la que el segundo nacido es superior. Se cree que pueden predecir la lluvia y procurar buena cosecha y cuando fallecen son divinizados por la familia y sus espíritus temidos en extremo. Su gran fiesta se llama manje Marasa (comida de los Marasa),cuyas ofrendas son ñame, pescado salado y judías, que se depositan en los pla Marasa (platos de los Marasa), distribuyéndose entre ellos y los asistentes. Si los gemelos han fallecido, la madre conserva en los platos una porción para sus espíritus. Normalmente se les representa por San Cosme y San Damián, aunque a veces también por San Nicolás, y tan sólo en raras ocasiones sus adeptos son poseídos y cuando lo son adoptan características poses infantiles.
















Design konnio.com